Los medios rusos señalan a ciudadanos de Tayikistán como sospechosos del atentado de Moscú | Internacional

El Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB) ha detenido a 11 sospechosos de haber participado en el ataque que este viernes se cobró decenas de muertos y más de 140 heridos en la sala de conciertos Crocus de Moscú. Entre los detenidos hay cuatro supuestos atacantes, según informa la agencia rusa Tass. Al menos cinco de los 11 sospechosos serían ciudadanos de Tayikistán, a tenor de la revelación de los medios Baza, Shot y Ostorodzhno, Novosti y un diputado de la Duma Estatal, que han publicado las identidades, fotos incluidas, de los sospechosos de haber cometido uno de los mayores atentados en Rusia de este siglo. Según las informaciones filtradas, el coche de los supuestos atacantes ha sido interceptado en la región de Briansk. Las autoridades han elevado este sábado a 93 la cifra de muertos.

Según las fuentes de los canales Shot y Baza, cinco atacantes han sido identificados como ciudadanos de Tayikistán que huyeron de la sala Crocus en un Renault Simbol: Muhammadsobir Fayzov (de 19 años, natural de Dusambé, la capital de Tayikistán, y herido y arrestado en su intento de huida), Shokhinjonn Safolzoda (21 años), Rustam Nazarov (29 años), Majmadrasul Nasridinov (37 años) y Rivozhidin Ismonov (51 años). Además, estaban registrados como residentes en las regiones rusas de Yaroslavl, Ivánovo y Samara. Otro supuesto terrorista más huyó con ellos, pero no ha sido identificado, según las informaciones preliminares.

De momento no se ha confirmado oficialmente la autoría del atentado. Ucrania y los voluntarios rusos que luchan contra el Kremlin han negado su participación en la tragedia, y el autodenominado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) se ha atribuido el atentado.

Tayikistán, fronteriza con Afganistán, es uno de los puntos calientes del terrorismo islámico para el espacio postsoviético. El Kremlin apoya militarmente a Dusambé para controlar las agrupaciones extremistas que cruzan aquella porosa frontera, y el riesgo de atentados es una preocupación que suele surgir en los encuentros de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), la alternativa rusa a la OTAN. Además, Rusia se ha convertido en uno de los principales objetivos del ISIS por su apoyo tanto al Gobierno de Bachar el Asad en Siria como al movimiento talibán en Afganistán, tradicional aliado de otra facción extremista enemiga del ISIS, Al Qaeda.

Los servicios de inteligencia estadounidenses avisaron a Moscú hace dos semanas de que se preparaba “un ataque extremista” en eventos de masas en su territorio, incluidos conciertos. El portavoz del Consejo de Seguridad de EE UU, John Kirby, dijo el viernes que Washington no puede confirmar si el atentado de Moscú ha tenido relación con las informaciones que propiciaron su alerta. El Kremlin, que desdeñó esta advertencia como “un intento de atemorizar a la sociedad rusa”, ha pedido más datos a la Casa Blanca.

El diputado de la Duma Estatal Alexánder Jinshtein ha revelado que dos sospechosos han sido detenidos y el resto ha huido al ser interceptado su coche a la altura del pueblo de Jatsun Karachevski, situado en la región de Briansk a más de 150 kilómetros tanto de la frontera bielorrusa como de la ucrania.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Persecución y disparos

Según los datos del político, el coche no acató la orden de parar de la policía y trató de escapar. Durante la persecución se produjeron disparos y el vehículo acabó volcando. Los agentes detuvieron a uno de los sospechosos en el acto y a otro en el bosque al que huyeron los presuntos terroristas. Dentro del vehículo había una pistola, un fusil automático y pasaportes de Tayikistán.

Las autoridades han restringido la circulación en la autovía M-3 dentro de Briansk y han declarado el plan de alerta Interceptación. Esta carretera, hoy partida por el frente y los puestos militares, unía Moscú con Kiev antes de la invasión de Ucrania.

El canal Shot ha publicado la supuesta cronología del ataque. Según sus fuentes, un Renault blanco se detuvo frente a la entrada de la sala de conciertos a las 19.55 horas de Moscú este viernes (dos horas menos en la España peninsular). El concierto del grupo Picnic comenzaba a las 20.00 con el aforo completo, unas 6.200 personas.

Los terroristas salieron del vehículo con armas de asalto y abrieron fuego contra los guardias y otras personas presentes en la recepción del edificio. Según Shot, a las 20.03 llegaron al auditorio y dispararon contra los espectadores. Además, prendieron fuego al lugar con varios contenedores de gasolina que portaban consigo. Finalmente, un Renault Simbol blanco con cuatro terroristas dentro salió del aparcamiento de la sala Crocus a las 20.13.

El canal Baza informa de que Moscú ha enviado instrucciones a todos los departamentos de policía de la zona central de Rusia. “Los presuntos delincuentes pueden poseer armas y explosivos. Al proceder a los arrestos, los agentes de policía deben observar las medidas de seguridad personal. Todo el personal debe estar concentrado en la búsqueda de los sospechosos”, recoge el medio.

Por su parte, el Gobierno de Tayikistán ha enviado sus condolencias al pueblo ruso. “Condenamos enérgicamente el horrendo ataque terrorista cometido contra civiles en el centro de conciertos Crocus City de Moscú. Expresamos nuestro más sentido pésame y nuestro apoyo a las familias y amigos de las víctimas, y a todos los heridos les deseamos una pronta recuperación”, remarcan las autoridades de Dusambé en un comunicado.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *