Países Bajos inaugura el Museo del Holocausto de Ámsterdam entre protestas por la presencia del presidente de Israel | Internacional

El presidente de Israel, Isaac Herzog, ha aprovechado su presencia en la inauguración este domingo del nuevo Museo Nacional del Holocausto en Ámsterdam para pedir la liberación de los rehenes israelíes de Hamás que siguen retenidos en Gaza. La presencia de Herzog en el acto estaba programada desde hacía meses, pero la guerra en la Franja suma ya cinco meses y se ha traducido en protestas de organizaciones judías y palestinas. Ha habido choques de los manifestantes con la policía en medio de una fuerte vigilancia en los alrededores de la sinagoga portuguesa y el antiguo barrio judío, donde se concentraba la mayor parte de esta comunidad antes de la II Guerra Mundial. Es la zona donde el nuevo museo recuerda su persecución.

En la plaza de Waterloo, un lugar también muy turístico de la capital holandesa, ha ido concentrándose cada vez más gente, que se ha sentado en el suelo cuando la policía ha hecho un llamamiento a la dispersión. Ha habido lanzamiento de fuegos artificiales contra las fuerzas del orden, y varias personas han intentado encaramarse en los vehículos policiales siendo repelidos por agentes antidisturbios.

El nuevo museo ha necesitado dos décadas para estar listo e ilustra la persecución de la comunidad judía en Países Bajos. Cuenta con fondos gubernamentales y de organismos de la sociedad civil. El Servicio de Información del Gobierno holandés ha indicado que el rey acudiría al acto “porque se trata de un lugar de gran significado e importancia nacional”. Por su parte, Emile Schrijver, director del centro, ha subrayado que Herzog simboliza a los miles de judíos holandeses que emigraron a Israel.

Más de 200 mezquitas holandesas habían pedido al rey Guillermo que no recibiera al político, y se han oído abucheos a su salida de la ceremonia. En su alocución, el monarca ha señalado que el antisemitismo “debe prevenirse para que no vuelva a tener influencia”. Este museo, ha afirmado, “nos muestra que no hace tanto tiempo que ocurrió [el Holocausto]”. Después, ante la manifestación en la calle, el rey ha manifestado: “Con la liberación de Países Bajos [tras la guerra] volvió el derecho a manifestarse. Es fantástico que podamos hacerlo cuando estamos en desacuerdo con algo”.

Amnistía Internacional ha criticado el protagonismo de Herzog porque representa a un país “que pisotea el derecho internacional en Gaza”, según portavoces de la ONG. El presidente Herzog, en sus intervenciones tras los ataques del pasado 7 de octubre, no distinguió entre los milicianos de Hamás y la población palestina, haciendo responsable “a toda la nación palestina” de la masacre. El asalto causó unos 1.200 muertos y la captura de más de 240 personas como rehenes. Sus palabras, por otro lado, han formado parte de la denuncia presentada por Sudáfrica contra Israel por incitación al genocidio ante el Tribunal Internacional de Justicia de Naciones Unidas. A finales de 2023, Herzog escribió la frase “confío en ti” en un proyectil disparado sobre Gaza.

El presidente israelí, Isaac Herzog, durante el acto de inauguración del Museo del Holocausto de Ámsterdam, este domingo.PATRICK VAN EMST / POOL (EFE)

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

La primera parte de la inauguración del Museo del Holocausto ha tenido lugar en la sinagoga portuguesa de la capital holandesa. Allí, Herzog ha dicho que el nuevo espacio es un recordatorio de “las atrocidades que se derivan del antisemitismo”. “Odio y antisemitismo florecen actualmente en el mundo”, ha advertido. En la calle, los manifestantes portaban pancartas donde mostraban su repulsa por la actuación de Israel en la Franja. “Esta nieta de un superviviente de Auschwitz dice: ‘Paren el Holocausto en Gaza”, rezaba uno de los carteles. “Nunca más es ahora”, decía otro. “Sí al museo. No a Herzog”, se leía en otro más.

Yuval Gal, miembro de la organización judía Erev Rav, que ha llamado a las manifestaciones de este domingo, ha instado a la Fiscalía del Tribunal Penal Internacional (TPI) a tomar medidas para detener al presidente israelí. La organización islamista radical Hizb ut-Tahir se ha sumado a las protestas en Ámsterdam. En su caso, los hombres y las mujeres han ido por separado. Junto al rey Guillermo y a Herzog, han estado presentes en la inauguración del Museo del Holocausto el presidente de Austria, Alexander van der Bellen, y la presidenta del Bundesrat (equivalente al Senado) alemán, Manuela Schwesig. El primer ministro dimisionario holandés Mark Rutte y la alcaldesa de Ámsterdam, Femke Halsema, formaban también parte de la comitiva.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *