Rally Dakar 2024: Carlos Sainz y Audi acarician el rally Dakar tras una avería de Sébastien Loeb en la penúltima etapa | Deportes

Carlos Sainz tan solo necesitaba llevar su Audi híbrido hasta la línea de meta para dejar sentenciado su cuarto Rally Dakar, y así lo hizo. Iba para ganar la etapa, pero en el tramo final de la penúltima especial de la prueba no tomó riesgos innecesarios, tiró de pragmatismo y se conformó con una tercera plaza a 5m35s del ganador de etapa, el Toyota de Guerlain Chicherit (4h43m). Al piloto madrileño, de 61 años, todavía le queda superar el trámite de 175 kilómetros este viernes, a orillas del mar Rojo, para batirse a sí mismo, por tercera vez, como el ganador más veterano de la prueba.

Sus mecánicos ajustarán bien todas las tuercas esta noche, y probablemente no echen ojo de tantos nervios acumulados. Solo un descalabro, una fatalidad que desafortunadamente no le es ajena, le privaría de culminar el proyecto de la marca alemana con una victoria. El plan del constructor es despedirse tras un desembolso millonario en apenas tres años y pico de desempeño y poder presumir así de haber construido en tan poco tiempo el primer vehículo con motores eléctricos –cargados, eso sí, por un bestial propulsor de gasolina– que se lleva el rally más duro del planeta. Para Sainz sería la cuarta corona con marca distinta después de Volkswagen (2010), Peugeot (2018) y Mini (2020), siempre al lado del barcelonés Lucas Cruz, con quien ha compartido 12 de sus 17 participaciones.

La alfombra roja la desplegó Sébastien Loeb por culpa de una avería mecánica en su Prodrive de BRX. En el kilómetro 132 de los 420 previstos en el pedregal entre Al Ula y Yanbu, el nueve veces campeón del Mundial de Rallies le dio un buen golpe a su Hunter y rompió la horquilla delantera derecha del coche. Desesperado, intentó reparar lo irreparable hasta que izó la bandera blanca con una llamada a los suyos. Necesitaba el camión de asistencia del equipo para conseguir piezas de repuesto cuando este ni siquiera había arrancado en la línea de salida. Por suerte, un Hunter privado del chino Zi Yungyang acudió a su rescate cuando ya pedía el helicóptero para retirarse de la prueba: le cedió las piezas necesarias para reparar la suspensión en un gesto muy aplaudido. En la operación, entre una cosa y otra, se dejó una hora y cuarto y la práctica totalidad de posibilidades de victoria.

El abrupto desenlace evitó el drama anticipado por la organización en el esperado desenlace entre las afiladas piedras camino a Yanbu, escenario que coronará a Sainz, leyenda viva del automovilismo, si no se tuerce nada a última hora. Después de sortear la etapa sin grandes contratiempos y adelantar a su rival a todo trapo en el lugar del incidente, goza de una ventaja de más de una hora sobre su más inmediato perseguidor, todavía por definir al no haber completado todos los vehículos punteros la etapa.

“Todo ha ido bien, solo hemos tenido un pinchazo hacia el final. Cuando hemos visto a Seb parado, hemos conducido con más cuidado, nos lo hemos tomado con mucha calma”, comentó el español, todavía precavido. “Quedan 175 kilómetros por disputarse, y yo sé muy bien que en este rally hay que llevar el coche hasta el final. Si les tengo a más de una hora, está claro que no voy a apresurarme”. Loeb, que vio como el Audi de su gran rival pasaba por delante, fue deportivo en la derrota y avisó al español para que aminorara la marcha y no se comiera alguno de los pedruscos traicioneros de la zona estrecha y revirada entre grandes cañones donde terminó de definirse la carrera.

Brabec y Honda acarician la victoria

En categoría de motos, tampoco parece que vaya a repetirse el explosivo desenlace del año pasado, que coronó a Kevin Benavides (KTM) por tan solo 43 segundos, el margen más reducido de la historia. Honda, que ha dominado la estrategia en todo momento en la presente edición, se llevará su tercer Dakar en Arabia Saudí encumbrando por segunda vez a Ricky Brabec, su piloto más veterano. El estadounidense de 32 años mantuvo a raya a Ross Branch (Hero), ganador de la undécima etapa y su principal rival a lo largo de la prueba. Gracias a las bonificaciones por abrir pista, llega al paseo por Yanbu con algo más de 10 minutos de margen sobre el piloto botsuano.

La superioridad del fabricante japonés ha sido avasalladora, y es que sus pilotos han ganado siete de las 11 etapas disputadas, ocho contando el prólogo. Los problemas mecánicos del chileno Nacho Cornejo, de hecho, fastidiaron los planes para intentar un pleno en el podio en el desenlace de este viernes. Si no cambia mucho la película, Adrien Van Beveren ocupará el tercer cajón en la categoría.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *