Sainz, Al-Attiyah y Peterhansel, la vieja guardia marca la pauta en el Dakar | Deportes

Decía Carlos Sainz antes de arrancar su decimoquinta participación en el Rally Dakar que son los veteranos quienes se encargan de colocar la vara de medir en la carrera. “Es la ley del deporte”, constataba el piloto madrileño de 61 años, el ganador más veterano en la historia de la prueba. En 2024, esa ley sigue inmutable a pesar de pasan los años, algunos aspirantes llegan y otros muchos se marchan. La mayoría de participantes ni siquiera han podido olisquear la mera posibilidad de llevarse el rally más duro del planeta, y es que entre el español, Nasser Al-Attiyah (53) y Stéphane Peterhansel (58) se han llevado 13 de las últimas 14 ediciones de la prueba.

“Al final, Stéphane, Seb, Nasser, Nani y yo llevamos mucho tiempo luchando para ver quién se lleva el Dakar cada año”, recordaba el ganador de tres Touaregs. Sebastien Loeb, el más joven del grupo de los ilustres que destaca Sainz, ganó la cuarta etapa entre Al Salamiya y Al Hofuf, una especial de 299 kilómetros, con un tiempo de 2h36m02s. El piloto francés de 49 años, leyenda del Campeonato Mundial de Rally (WRC) con sus nueve títulos, busca su primer entorchado en la prueba reina del rally-raid. En la clasificación general, solo Roma (Ford), que vuelve tras recuperarse de un cáncer y con un coche en fase de desarrollo, está descolgado en esta particular lucha. Fue el catalán, precisamente, el único capaz de romper en 2014 el dominio de Sainz, Al-Attiyah y Peteranshel en la última década.

La general la continúa liderando Yazeed Al Rajhi, ídolo local y cabecilla de Toyota, con Sainz segundo a 4m19s por delante del resto de grandes favoritos. El catarí Al-Attiyah, vencedor de los dos últimos Dakar, sigue recortando distancias con el español en la general al terminar tercero la jornada. Ahora está a 11m03s del líder y a casi siete del puntal de Audi. Peterhansel, el gran mito de la prueba y quien más ha ganado tanto en coches como en motos, es ahora mismo el último en esta particular clasificación de los tótems a 26m56 del saudí. Menos de 20 minutos separan a los aspirantes a la victoria final, y en una prueba tan cambiante esa distancia es prácticamente una formalidad. Ahora que llegan las dunas y la novedad de la cronometrada sin asistencia de 48 horas, los favoritos mantienen afiladas las espadas.

Cambio de líder en motos

El chileno Nacho Cornejo aprovechó su buena posición en la salida y la presencia de tres de sus compañeros en Honda para llevarse la etapa y arrebatarle el liderato al botsuano Ross Branch (Hero). El piloto de 29 años, nacido en Iquique, aprovechó la rueda del anterior referente de la carrera, que partía quinto en el orden del día, justo por delante suyo, para solventar una especial compleja en términos de navegación y ritmo.

“Anduve un buen rato con Ross, pero no sé si se enterró en la última duna o se cayó, porque va un poco retrasado. Ahora voy a ver si está bien”, declaraba en meta el nuevo cabeza de carrera. Branch, efectivamente, tuvo una etapa ajetreada al tropezar con una piedra en el kilómetro 40 y luego caerse tras pisar una hierba de camello en las dunas a 20km del final. Ahora es segundo a 1m15s de su rival de Honda. No se hizo daño el referente de Hero, la marca india con la que Joan Barreda, a sus 40 años, ha decidido apuntarse a un Dakar más. El castellonense, séptimo en meta, es duodécimo en la general a 42m34s del líder.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *