Trabajo convoca a sindicatos y patronales el próximo día 8 para reanudar la negociación del salario mínimo para 2024 | Economía

El Ministerio de Trabajo, que lidera la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha convocado este miércoles a los sindicatos CC OO y UGT, y a las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme, para celebrar una reunión el próximo lunes, 8 de enero, en la que las tres partes reanudarán las negociaciones para determinar la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), según han informado fuentes de la negociación.

Actualmente, el SMI está fijado en 1.080 euros brutos mensuales en 14 pagas, y lo cobran alrededor de tres millones de trabajadores. Lo que se está discutiendo es un incremento que previsiblemente estará en la franja del 4% —que ha puesto Trabajo como punto de partida— y el 5% al que quieren llegar los sindicatos. La principal duda de esta negociación es si la patronal, que se había mostrado dispuesta a incrementar el suelo salarial un 3% inicialmente —a diferencia de lo sucedido en ampliaciones anteriores—, se sumará o no al aumento que se determine. De no hacerlo, Trabajo podría decantar la balanza hacia el lado sindical e incrementar esta renta en el entorno del 5%.

La subida que finalmente decida aplicar el Ejecutivo, tras las conversaciones mantenidas con los agentes sociales, entrará en vigor de forma retroactiva desde el 1 de enero y se sumará al incremento del 47% que ha experimentado esta renta en los últimos cinco años.

La propia ministra había anunciado este miércoles la reanudación inmediata de esta negociación en sus declaraciones a RNE para evaluar los datos de afiliación y paro de diciembre: “En cuanto regresemos del día de Reyes, convocaremos la mesa de diálogo social, y el Gobierno de España, junto con los agentes sociales, seguiremos subiendo el salario mínimo para compensar las pérdidas de poder adquisitivo que están sufriendo los trabajadores”. Díaz ha vuelto a destacar que la subida del salario mínimo es “una de las mejores medidas para luchar contra la desigualdad, contra la pobreza laboral y sobre todo, porque es una de las medias más feministas de nuestro país”. Así, ha considerado que “para tener sociedades prósperas necesitamos también mejores salarios. Por tanto, queda, no solo en materia de salario mínimo, sino en materia de salarios, mucho para hacer”.

El escollo de la indexación

Más allá del tira y afloja respecto al porcentaje en el que vaya a subir el SMI, el gran escollo para que las patronales se sumen al acuerdo es que se satisfaga su demanda de que los contratos públicos se indexen a la nueva cifra, algo que no se ha producido hasta el momento. Se trata de una reclamación que los sindicatos comparten —entienden que esta adaptación favorecería a los trabajadores—, pero que, sin embargo, no compete al Ministerio de Trabajo, sino al de Hacienda, donde su máxima responsable, la también vicepresidenta María Jesús Montero, se ha mostrado contraria a la equiparación.

“La subida del salario mínimo no puede ser a costa de la propia recaudación del conjunto de los españoles. Indexación, aunque sea una palabra que a la gente le resulte rara, significa que ahora pagaremos por esos servicios más de lo que veníamos pagando anteriormente. Siendo deseable la subida del salario mínimo, no puede ser a costa de esta cuestión, que siempre la han presentado invariablemente la patronal y los empresarios”, recordó tras la última reunión, que tuvo lugar el pasado 11 de diciembre.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *